18 may. 2007

Rea-lidad

Realidad e hipocresías de la vida diaria:

1-Los que ocupan puestos llamados "políticos" (los puestos) en el Estado Nacional y durante las épocas de campañas usan las oficinas públicas como supuestos "bunker de campaña" de 4a., incomodando a los empleados que todavía creen en que un organismo oficial puede escapar de la burocracia ¿Y de la corrupción?

2- Los que sostienen que "lo de Formosa" es una conducta habitual en la sociedad actual, pero no quieren ni escuchar hablar de la existencia de corrupción sexual.

3- El equivocadísimo concepto de los que se piensan que si alguien reclama un poco de prolijidad en la gestión pública, tiene que ser macrista.

4-La perversión -igualmente menos graves e hipócrita que las anteriores- de permitir la inclusión y permanencia de un psicótico y abstinente en la casa jaula televisada.

5-Los personajes públicos que no soportan admitir que otro pueda elegir: no ser promiscuo, no ser figuretti, no ser corrupto y además de todo eso no ser estúpido.

No hay comentarios.:

Google