25 nov. 2013

Lamentablemente, díscolos.



Hace unos años escribí esto a propósito de Ricardo Fort. También abarcaba a otros personajes de familias tradicionales que con más o menos inteligencia se hicieron un lugar en su sociedad.

Sigo pensando lo mismo. Aunque también reflexiono que, como siempre digo, a veces las cosas se hacen porque se pueden. Incluso un desenlace trágico. Qué pena. QEPD.


No hay comentarios.:

Google