11 sep. 2008

España: Ser la que era

Flickr
Dos post de hoy y un hecho de ayer se entrecruzaron en mi mente hace un rato. El primer post es del blog de David de Ugarte y habla del "ombliguismo" de algunos periódicos españoles. Mientras hechos como que Bush va ahora por Pakistán, o la terrible crisis interna (y en cualquier momento externa, porque acaba de expulsar al embajador de EUA allí) que vive Bolivia, la prensa española se dedica desde sus portadas manutinas a temas internos. El segundo post es del blog de Martín Varsavsky y se refiere a la estrechez de los radares que miden la velocidad de circulación en las autopistas. No hay ni un poquito de margen de duda y las multas se acumulan si no vas a los exactos 90 kilómetros (tampoco puedes a ir mucho menos porque es una autopista! el resto se queja...), que demuestran una exigencia cuanto menos inadecuada, sólo comparable al hecho de ayer. Me refiero a la deportación de una ciudadana argentina, específicamente neuquina, que fe retenida (cual un bulto, pero es una persona y ha sido privada de su libertad) en el aeropuerto de Barajas pese a tener los rídiculos requisitos que se piden a los ciudadanos que no pertenecen a la Unión Europea, para ingresar al, desde hace unos años, primer mundo español. Confieso que me gustaría ir de vacaciones a España, pero la verdad que si hay que pasar por momentos así...
La bienvenida autocrítica por parte de algunos, la permanencia de una realidad de esplendor que no sé si está manteniendo, aquel espíritu solidario para con el resto del mundo que supo tener en reiteradas ocasiones de su difícil historia, me remiten a la frase que, acerca de España, pronunciara una vez Fito Páez: "ya volverán a ser lo que eran". Ojalá.

4 comentarios:

Blanca dijo...

Es tristísimo que sucedan estas cosas, en eso estoy completamente de acuerdo. Y podría contarte otras igualmente indignantes que ocurren, no sólo a turistas, sino a inmigrantes que a veces llevan ya un buen tiempo residiendo, trabajando y aportando a la seguridad social.

Pero también podría darte innumerables ejemplos de solidaridad y actitudes amistosas tanto personales como institucionales.

Prefiero pensar que se trata de conductas individuales de gente que no está a la altura del cargo que ocupa y en ese caso hablamos de un problema de educación, que creo que es de lo que se trata en el fondo.

A la sociedad la forman individuos y generalizar, a veces, es riesgoso. España ha crecido rapidísimo en una dirección más tecnológica que social pero aún le falta evolucionar en aspectos tan importantes como la educación, por ejemplo.

Hay individuos racistas; la sociedad en su conjunto no es racista. Sino no sería posible que Madrid tenga un 30% de población inmigrante. Uno de cada tres. Hay que ser muy tolerante para bancar eso.

Igualmente hechos como el que traés a este post merecen que hagamos todo el ruido posible porque de ninguna manera deben ser justificados.

Saludos

Paula Carri dijo...

Gracias por tu comentario, realmente me halaga cuando hay comments aquí que aportan a la reflexión con inteligencia. Sí, supongo que son actitudes individuales y también suponía que es un tema de educación allí donde más falla el enorme progreso que tuvo España en los últimos años. Tecnológicamente son envidiables. También sé que han recibido a muchísimos foráneos, como bien decís, y cuando eso sucede es previsible algunas reacciones en contrario.
Un saludo :)

Marilín dijo...

Vine desde el reader para dejar un comentario muy parecido a lo que apuntaba Blanca.

Mi impresión que no hace más que reforzarse desde hace 7 años, es que la sociedad española es muy tolerante. De hecho, creo que es mucho más tolerante y abierta y menos discriminatoria que la Argentina en general. Estoy generalizando, conductas propias de la ignorancia hay en todas partes. Esta impresión es compartida con la mayoría de extranjeros, argentinos o de otras nacionalidades que viven aquí con los que he hablado.

Pero aquí en el post además hablás de otra cosa, que son los requisitos legales para entrar a vivir en España. Lamentablemente, la Unión Europea va blindando sus fronteras y exige a España que lo haga también, siendo la puerta de entrada a Europa para inmigrantes de muchos países. Es una situación con la que la muchas personas no están de acuerdo, básicamente porque no se sostiene y al final necesitan a esos trabajadores. Yo creo que si aplicaran estos requisitos a rajatabla aquí no entraba nadie, mayoría de los turistas argentinos incluídos.

Pero entiendo que haga mucho más ruido en prensa el caso de una ciudadana a la que no la han dejado entrar. No es la generalidad... Cuando quieras venite de vacaciones :)

Paula Carri dijo...

Sí, sé que no es personal y que las reglas son comunes a la UE. Pero como bien decís, terminan necesitando esa mano de obra, algunas veces. Siempre es noticia lo "malo", es una fija. Tal vez vaya de vacaciones y lo charlamos en persona ;)

Google