25 sep. 2008

Ahumados

Flickr
A veces la sincronicidad de la vida misma es asombrosa, para bien y para mal. Estaba esta mañana charlando con Feni Rubio acerca del humo en Rosario y el delta del Paraná, para preparar el post que reescribo ahora. Porque entre nuestra charla y este momento transcurrió un accidente en la ruta 9. Hubo 5 muertos y 18 heridos. A consecuencia, presuntamente, del humo. El humo es humo, ya sea de la quema de pastizales o de neumáticos. Porque en el fondo derivan de lo mismo: de la combustión y de costumbres asentadas en la sociedad que el tiempo no ha extinguido. Hoy, antes del accidente, sobre el puente Rosario-Victoria, hubo necesidad de implementar tránsito asistido por las humaredas.
Desde la Municipalidad de Rosario (a través de Rubén Chababo y Gustavo Lafarge, de la Dirección de Derechos Humanos), en coacción con los vecinos, están implementando desde hace un par de semanas acciones ciudadanas para conseguir que no se prenda más fuego. Y por qué se prende fuego? Para preparar los campos para la siembra. Es un modo supuestamente barato, que no necesita -supuestamente- del trabajo del hombre y que es relativamente rápido. Y todos los "supuestamente" son porque en verdad, la quema de pastos le sale muy caro al gobierno, que debe disponer dotaciones e insumos para combatirlo. No es rápido, porque los incendios incontrolables llevan bastante tiempo en ser combatidos del todo. No necesitan poca mano de obra, sino mucha. Todavía recuerdo la cadena humana con baldes de agua que se tuvieron que armar en este año. Y hay una razón principal, que nos afecta a todos. Y cuando digo todos no hablo de los rosarinos, ni de los argentinos, sino del mundo. Porque la globalización no es buena en todo: una acción en un punto del planeta trae consecuencias en el otro. Y en poco tiempo.
En el blog No a la quema, puede leerse más sobre este tema, firmar la carta de adhesión (al final del blog No a la quema) para pedir que se termine con esta modalidad tan perjudicial e ir siguiendo las diferentes acciones a las que se irán convocando desde allí. La ribera del Paraná ya ha soportado el conflicto de las papeleras, diferentes residuos fabriles, y demás males. No sería justo dejar todo lo que puede hacerse tras una cortina de humo. Ni siquiera en pos de una cosecha sojera abundante. Y aquí es pertinente recordar que hay otra costumbre que se perdió y es la rotación de potreros: no destinar la misma tierra para la misma siembra todos los períodos, porque esto le quita humedad y deteriora sus nutrientes.
No es necesario esperar para actuar a que el humo se respire -como ha pasado- en Buenos Aires. Ni que haya calor extremo en Europa por la tala de Amazonas brasilero. Ni que Rosario deje de tener una ribera hermosa. Porque en este mundo globalizado, Rosario somos todos.

2 comentarios:

feni dijo...

Sin lugar a dudas Pau, hoy ha sido un día de terror con esto del Humo. Mientras -tal como mencionás-, murieron más de 5 personas, en Rosario no podíamos respirar y en el puente que nos une con Entre Ríos se manejaban con el sistema de tránsito asistido, por otro, el saber que esto va para largo, acobarda un poco.

Sin embargo, lento pero seguro, los ciudadanos se van sumando y este sábado esperamos colmar la costa de la ciudad.

feni

Ulschmidt dijo...

Aunque el resultado final es el mismo, no es para futura siembra sino para el pastoreo que se quema. El pajonal seco de las islas se entrega al fuego para que luego el rebrote verde alimente al ganado.
Estas islas frente a Rosario son entrerrianas y de ahí en parte el problema jurisdiccional para hacer algo efectivo sobre las mismas. Las tierras son mayormente fiscales y el gobierno provincial las concesiona a ganaderos que, en teoría, deben hacer un uso racional del fuego lo que evidentemente no ocurre.
En particular frente a Rosario hacer una reserva de algunas miles de hectáreas - son tierra inundable de bajo valor - sería la solución primera y lógica. Pero son provincias distintas !
Y el otro gran uso de las islas del Delta y que se impone cercano a ciudades y rutas como la Rosario-Victoria es la forestación lisa y llana. Incluso puede usarse luego el terreno forestado para el pastoreo, en un uso mixto, pero excluyendo el uso de fuego. El INTA tiene muchos estudios de estas explotaciones mixtas.
Debiera promocionarse la forestación, entregarse la tierra fiscal libre de costo, librarlo de impuestos, puede usarse para los "bonos de carbono" de circulación mundial... pero ni los gobiernos provinciales ni el nacional hace algo en ese sentido.

Google