22/5/2008

Los que ratifican a Feinmann



Es cierto, José Pablo Feinmann declaró, durante la reciente Feria del Libro de Buenos Aires:
"No hay pelotudo que no tenga un blog. En la Argentina no hay pelotudo que no tenga un blog. O sea, no entro en un blog así nomás. A la mayoría de los que escriben en blogs, un buen jefe de redacción les daría una patada en el culo y los echaría por la pésima prosa que tienen."

Desmenucemos la frase: Que no haya pelotudo que no tenga un blog no es lo mismo que decir que todos los que tienen blog son pelotudos. O sea, todos los que "saltaron" tanto, se están dando por aludidos? Por qué no hay que pensar que alguno de los que tienen blog es pelotudo? Si pelotudos hay en todas partes...(lamentablemente).

El segundo tramo de la frase, también es cierta en algunos casos. Pero también hay que decir que muchos bloggers autores de blogs periodísticos no tienen intención de trabajar en un diario ni en otro medio. Ok, cada cual hace lo que quiere y puede. Al menos en este caso. Pero el final de esta frase viene, sobre todo, en relación con la que pronunció después:
"No, flaco. Hay que saber escribir, también. Sino, no le hagas perder el tiempo al que te lee. No lo agredas con tu mala prosa. Ese democratismo me parece agraviante con el lector".

Que alguien, porque no sepa escribir, no pueda expresar su opinión, aportar datos y enriquecer la blogósfera (además de entretenernos un rato) no me parece justo. Pero también -y los lectores de blogs lo sabemos bien- hay muchos bloggers que dicen: "yo escribo así y listo". No se calientan, no consultan un diccionario, no tratan de aprender a redactar un poco mejor ni hacerse un cursito de periodismo digital, ni nada. Contra esa actitud yo también puteo. Asimismo, no hay que dejar pasar que la generación de Feinmann es -y sobre todo, fue- de una alta exigencia. Para con los demás y para con ellos mismos. Totalitaria, en cierto modo. Si estabas en una facultad estabas en esa y no tenías nada que hacer en ninguna otra. Si militabas en la JP ni te acercabas a los troscos. Si simpatizabas con los montos nadie te podía preguntar nada, ni donde te tomabas el colectivo ni para qué esquina salías. Si escribías mal, no escribías ni las puteadas para los profesores. Es cierto, no les fue muy bien con esa actitud. Pero ellos son una generacón urgente, no pueden esperar a que la cosa decante sola.
Por otra parte, Feinmann siempre fue exigente como lector y como escritor. Cuando yo era jefa de prensa en la desaparecida Editorial Puntosur, le habíamos editado un libro (no estoy segura si era El ejército de ceniza o Escritos para el cine). Un día que pasó por la oficina, al ver un libro recién editado -de otro buen autor- frunció el ceño y dijo: "Por qué editan a éste?" Yo le respondí -ante la mirada divertida de su esposa-: Yyy, por las mismas razones que te editamos a vos". Así que con respecto a la exigencia de Feinmann, creo que deberíamos aprender de ella. Pero sólo un poco. Porque es verdad que muchos blogs nos hacen perder el tiempo como lectores. Están tan mal escritos que no se entiende lo que quieren decir. Y podrían hacerlo mejor. Y, como si fuera poco, los temas son los mismos que en otros cientos. Eso pasa con los medios también. Se superponen. Ya no sólo de un medio a otro, sino en el mismo medio: sale una nota casi igual más de una vez en el mismo diario. No da. No hace tanto, cuando yo empecé a colaborar, hace quince años, mi editor me mandaba al cuartito de archivo en Página a leer los sobres sobre el tema correspondiente, antes de hacer la nota. Justamente para eso, para no repetirse. No existía ni Google ni internet, pero se lograba igual. Contra esa desidia, yo también me apunto. Más cuando es sostenida hasta el hartazgo.
Entonces, ok, que Feinmann tenga un poquito más de paciencia para con los que no escriben tan bien como él. Pero los que saltan tanto con el tema, podrían mirarse y evaluarse un poquito más. Al menos para aprender a escribir cómo putear a Feinmann como corresponde.

11 comentarios:

Andrés dijo...

Lo que dice Feinmann es un hecho empírico, que no admite discusión: cualquier pelotudo tiene un blog. Eso es así, como también es así que en muchos casos (la mayoría, diría) se escribe muy mal. Y además hay una falta de rigurosidad que espanta: todos opinan pero muy pocos se preocupa por chequear un dato.

Creo que el problema es la connotación negativa que Feinmann le otorga a todo eso. "Estoy en contra de los blogs", dice. Yo, en cambio, prefiero pensar que sí, que cualquier pelotudo tiene un blog, pero que ese es el "precio" (no se me ocurre un término mejor) de cierta libertad. Porque entre una barbarie libre y una civilización regulada me inclino por lo primero, a pesar de los excesos.

Saludos

Ramo!! dijo...

Feinmann es un genio, pero los genios también se equivocan y esta es la mejor muestra:

- En primer lugar se equivoca porque hace una generalización que no merece el mínimo análisis. Todos los X son Y es una facilismo peligroso que arranca por los Blogs y sus redactores y termina por todos los judiós son ... todos los negro son .... . Si quiere hacer un análisis de loa Blogs que lo haga con altura académica, sino que se calle.

- En segundo lugar se equivoca por demonizar la tecnología, por creer que un Blog es bueno o malo, cuando es simplemente una herramienta, y en todo caso es una herramienta que por su naturaleza democratizadora deja en evidencia las carencias en materia literaria / periodística / informativa, etc de los integrantes de estas u otras sociedades.

Juanedu dijo...

2 cositas 2, nomás:

Me parece que una cosa es el medio y otra el mensaje. Este medio puede ser muy "democratizante" en la medida que permite editar muchas voces. Y otra cosa es el mensaje. Efectivamente muchos de los blogs dan lástima.

Pero por ahí es como dice Andrés, es el precio a pagar para que haya una libertad de expresión mayor. Igual es como en el caso de la tele, si entrás a un sitio que a la segunda línea es una boludez atómica le das a la cruz que está en el margen inferior derecho de la pantalla y listo.

Salu2

Andrés el Viejo dijo...

Me gustaría saber en qué redacción está ese editor tan exigente del que habla Feinmann, porque la lectura de los diarios y revistas no permite sospechar de su existencia.

ex anónimo dijo...

De acuerdo: cualquier persona tiene un blog. Y además lo usan para boludeces, digamos, para divertirse como se dice ahora.

No creo que sea democrático el sistema este de los blogs. No se le ven restricciones. Lo cierto es que estamos publicando información que está colgada de papá google y la pueden bajar de un plumazo. Todo este sistema depende de google inc. made in usa.
saludos.

Paula Carri dijo...

Acordamos en el punto de que es mejor que todos puedan tener un blog y de ahí en más, que decante. Pero, sin regular, habría que intentar que los autores hagan un pequeño esfuerzo -que muhcas veces está dentro de sus posibilidades- en beneficio de quienes los leen, no?
Y...Andrés, Feinmann es de la época en que los diarios eran de luxe.
ex anónimo: una vez que se echa a andar la rueda de un texto en internet, no te creas que se para así nomás, de un plumazo. Ese es otro punto interesante del tema.
Andrés: y sí, tendremos que tener paciencia
ramo!!: no creo que Feinmann demonice a la tech, tampoco seamos totalitarios, no?
juanedu: muy práctico lo suyo.

Laura Cambra dijo...

Me parece que, en términos de libertad y democratización de la expresión, Feinmann puede decir lo que quiera aunque su generalización suene un tanto extrema. "No hay pelotudo que no tenga un blog" supone que el universo de pelotudos se ha mudado en masa a la blogósfera, lo cual sería maravilloso porque, de esa manera, ya tenemos dónde encontrarnos y hemos librado al resto del mundo de nuestra supina estupidez.

El problema, para mí, es que hay un segmento de la intelectualidad que habla para lo que ellos consideran "gente como uno" que es casi igual que hablar para uno mismo y se olvidan de que abajo (?) de ese Olimpo del pensamiento hay personas a las que ellos les deben buena parte de su educación que, casi con seguridad, ha sido pública.

Del otro lado, la gente común que cada vez recibe menos instrucción y está menos preparada para pensar de manera crítica, no tiene criterio ni para elaborar sus pensamientos ni para discriminar si lo que está leyendo vale realmente el tiempo que toma ser leído y mucho menos si le va a dejar algo para reflexionar.

Creo que el fondo de esta situación no habita los medios digitales ni la pseudodemocratización de la información, esa ilusión de que todos podemos publicar y existir en Google (¡OMG!), que son los blogs, sino que reside en la falta de educación.

En lo personal, me siento comprometida a elevar cada día el nivel de lo que hago, a no desistir de mi propósito de transmitirlo y, lo más importante, a que llegue a la mayor cantidad de personas posible. Por eso, elijo no cerrar mi expresión hablando "para el club de amigos", no excluirme de los fenómenos masivos (por más "conz" que sean) porque si queremos trascenderlos tenemos que conocerlos, y sobre todo no despreciarlos (si muchos grandes actores comenzaron sus carreras en las telenovelas, ¿por qué no pensar que algunos grandes escritores y/o periodistas podrían surgir de la blogósfera?).

En todo caso, el problema de la celebridad instantánea no es patrimonio del espacio virtual y sí debe ser motivo de cuestionamiento y análisis (en alguna otra oportunidad).

Paula Carri dijo...

Laura: Sí, efectivamente, yo creo q a Feinmann se le mezclaron muchas broncas por la falta de calidfad q impera en la gente a la hora de elegir un medio o una manera de comunicación. Y eso va más allá de los que están en su grupete. Es cierto q es cada vez más bajo el nivel, en todos los niveles. Y creo que la clave del enojo de Feinmann -para mí- también está en esa alta exigencia de su generación, q no puede criticar sin enojarse como locos...

Italo Daffra dijo...

Lo que yo tenía para decir de esto, lo dije hace muchio...
http://www.italodaffra.com.ar/2008/05/04/tom-wolfe-los-bloggers-son-miembros-de-una-tribu-que-opera-a-nivel-rumor/

Rob Rufino dijo...

Particularmente creo que Feinmann hablaba de "un tipo de blog en particular" (escribí bastante en esta nota).

Con ese pifie nos demuestra que es humano.

Saludos y felicitaciones por el blog.


Rob Rufino
Rosario - Argentina
http://www.catanpeist.com.ar

Germanico dijo...

Hace poco empecé con mi blog. Y lo hice despues de descrubrir varios realmente originales. Hay gente que habla de si misma, de su vida en el extranjero, nos da a conocer países, hay artistas, gente que habla de cosas cotidianas, encuestadores, gente que hablan de otros blogs o de otras cosas de internet, amantes de la musica, el arte, gente que recuerda decadas pasadas, gente que habla de experiencias muy fuertes (los blogs de adolescentes, y si son gays, son muy enriquecedores).

No me detengo a leer si escriben bien o mal. Extraigo de ellos una parte del mundo, individual o social, que no conozco o no se.

Que sigan pues escribiendo todos. No sabría de la vida de juan, de maria o de pedro si no es por aquí. Que se multiplique la diversidad que es el principal mérito de los blogs, mas que la excelencia académica, literaria o de lo que sea.

Saludos

Google