7 may. 2008

Certezas

Flickr

Leo a Cristopher Hitchens, sobre el final de Cartas a un joven disidente:

"Te dejaré con unas pocas palabras de George Konrad, el disidente húngaro que conservó su integridad durante unos tiempos crepusculares, y que sobrevivió a sus perseguidores escribiendo Antipolítica y El Perdedor, y muchos otros ensayos y ficciones lapidarios. (Cuando, tras la emnacipación de su país y su sociedad, fueron a ofrecerle la presidencia, dijo: ´no, gracias´). Escribió esto en 1987, cuando el amanecer parecía muy lejano.

Busca una vida vivida más que una carrera. Refúgiate en el buen gusto. La libertad vivida te compensará de unas cuantas pérdidas... Si no te gusta el estilo ajeno, cultiva el tuyo. Llega a conocer las mañas de la reproducción, sé tu propio editor incluso cuando conversas, y el placer del trabajo llenará tus días.

Que así sea contigo, y que conserves la pólvora seca para futuras batallas, y que sepas cuándo y cómo reconocerlas."

4 comentarios:

Guty dijo...

Suena a consejo de abuelo, lo cual no quita lo sabio, al contrario.
Igual ese estilo de vida sugerido no es para todos.

Paula Carri dijo...

Así es, estimado Guty. No es para todos, es para cada uno ;)

NiklasGV dijo...

György Kónrad fue parte de la llamada "Escuela de Budapest", derivada de las enseñanzas del filósofo marxista György Lúkacs. El desencanto con el estalinismo (al que igualó con Marx a secas y ligeras) lo llevó a un neoconservadorismo reaccionario pobre y esquelético. Cuando hizo un balance de la realidad de hoy en Hungría sólo pudo sentenciar que "el capitalismo es el precio que hay que pagar por la democracia". O sea: es lo que hay. Fue, como todo buen disidente pro EEUU, presidente del PEN Club. Konrad fue de los pocos intelectuales europeos que defendió la invasión de Irak por Bush en 2003. No me extraña que esté de cabecera en la mesita de noche de Hitchens...

Paula Carri dijo...

Cuánto te agradezco este perfil de Kónrad que nos brindas. A mí me interesa en su costado de sobreviviente y novelista (sobre todo en Una fiesta en el jardín). Como me encanta también kertész en Sin destino. Luego, tendrá sus contradicciones, como todo el mundo. Aunque lo de Irak, la verdad...Gracias por la visita y el honrarme con tu aporte :)

Google