23 abr. 2008

Escribir con todos los dedos


Cuando era adolescente y estaba en la indecisión entre estudiar abogacía o periodismo, anduve un invierno haciendo un poco de todo -que puede convertirse en el modo de, finalmente, no hacer ninguna-. Pero había algo que estaba incorporado en mi rutina: todos los días, a las 10 de la mañana, iba a las Academias Pitman. En esa histórica institución, me enseñaron a colocar los dedos en el teclado y a aprender cuál se corresponde con qué letra, para optimizar la velocidad al escribir. Me ponían auriculares y escribía. Luego nos corregían los errores. De ese invierno me quedaron dos cosas positivas: la Pitman y (del paso por la facultad de derecho) mi todavía amigo (Dr) Pablo Wisznia. Todo lo que conté recién vino a mi mente porque ahora me entero a través de Marlex System que hay una aplicación para aprender a escribir a velocidad en el teclado qwerty. Se llama Rapid Typing y tiene una versión de descarga gratuita. Puede ser divertido probarlo. Y útil. Porque, aunque haya muchas opciones a la hora de escribir con las nuevas tecnologías, el teclado qwerty sigue siendo un ganador.

6 comentarios:

Laura Pintos dijo...

Uy! Yo también fui a una de esas academias bizarras con máquinas de escribir de hierro negro. Pero aprendí, che, y hoy escribo con todos los dedos y sin mirar al teclado, lo cual ahorra muchísimo tiempo!

Paula Carri dijo...

Qué bueno, cada vez más parecemos "separadas al nacer", nosotras! jaja. Sí, está bueno el método, no? saludo

entretanto dijo...

Yo aprendí en la secundaria, con máquinas Olivetti. Es un placer poder escribir con los diez dedos y sin mirar el teclado.

[Hay cada vez más computadoras y teclados en el mundo, ¿no debería ser una materia obligatoria en la actualidad?]

Paula Carri dijo...

Qué bueno! Yo tengo todavía guardada la Lettera22, una clásica. Y...no sé, dicen q vienen celulares que abrirán páginas vía voz...pero con las manos (y con todos los deditos) es mucho más práctico, seguro. saludos

Penelope dijo...

Paula yo tambien fui a la Pitman mientras hacia el CBC que se cursaba solo 3 veces por semana. Como me sobraba el tiempo ibamos a la Pitman con mi hermana. Nos divertiamos mucho con las profesoras que eran muy sargentosas y malhumoradas. Pero aprendimos y nos sirvio mucho para la vida de estudiante y laboral despues. Es mas ahora te escribo este comentario muy rapido y sin mirar el teclado, bueniiiiiiiiisimo! Siguen existiendo las academias Pitman?

Paula Carri dijo...

Jaja, cada vez somos más! Parece q hay una en la av Sta. Fe (no la histórica de sta fe y junín, donde fui yo), clickeá en el enlace del post. Y en Ururguay (pais) sigue estando.Gracias por la visita, aquí te espero

Google