5 abr. 2007

Rubios de mi patria

Tenemos que encontrar un nombre urgente para ALBERTINA, yo tenía pánico de que se me escape su nombre, me puse re nervioso.
ALBERTINA (señalando a la actriz): Además Albertina es ella, también podríamos llamarnos todos Albertina.
ASISTENTE: No, en serio, a partir de ahora te llamas Gisella
ALBERTINA: No, no me gusta.
ACTRIZ: Si yo me llamo Albertina que ella se llame Analía.
ASISTENTE: Y todos directo al psiquiátrico. No, demasiado complicado. No, a vos te decimos Analía siempre que estés fuera de escena y a ella le decimos Gisella para siempre.
ALBERTINA: No, no me gusta Gisella. Además ¿cómo vas a saber cuándo está en escena y cuándo no?
ASISTENTE: Bueno, lo lamento, pero yo me pongo muy nervioso, me tengo que acostumbrar a un nuevo nombre desde ahora si no me voy a confundir todo el tiempo.
ALBERTINA: Bien, a partir de ahora yo te voy a llamar a vos Mirta.
Extraído del libro Los Rubios- Cartografía de una película. Albertina Carri.


Alcira Argumedo: "Yo no la recuerdo como gritona a Ana, salvo lo gritona que se puede ser con los niños. Yo pasaba, la veía y ya me tentaba, no sé por qué... No había vez que no te dijera alguna maldad. La veo más bien como organizadora, no mandona, sino sobre todo una especie de monje negro que influía sobre las cátedras nacionales a través de distintos miembros."
"...(A Ana) al mismo tiempo me la acuerdo revolviendo los ñoquis...con las dos niñitas dando vueltas por ahí, más vos que eras una bebita y mientras tanto haciéndome el bocho, porque su apariencia era la de 'Susanita', pero en realidad era 'Rasputín'."


María Elisa Carri: "le encantaban los asados (a Roberto Carri), siempre estaba organizando asados y en la quinta siempre había gente de todos lados. Me acuerdo de una anécdota, con unos tallarines...Estábamos en la cocina, el que hacía el tuco era Ortega Peña, y entre los dos decían: 'Como nadie sabe lo que estamos haciendo, le ponemos un poco de diario Crónica al tuco'. El tuco fue a la mesa y nadie se dio cuenta de lo que estaban comiendo. Entre todo eso, diario."

Jorge Carri: "Había muchos personajes ahí, gente que iba. Uno de sobrenombre Patín, medía 1.60, 1.50 y pico, entre Ortega Peña y Robertito le decían: 'cuando seamos gobierno te vamos a nombrar jefe de policía' y Patín se enloquecía. Un día me acuerdo que le hicimos un juicio. El juez era Ortega Peña y había testigos, era porque le gustaba una chica. Estuvimos una semana con el juicio a Patín, pasaban testigos... Al final lo absolvimos."
Extraído del libro Los Rubios- Cartografía de una película.Albertina Carri

No hay comentarios.:

Google