17 abr. 2007

Pataleando en la insatisfaccion

Ahora una de las mayores inquietudes de los blogs nacionales de la primera hora es si el blog de Telerman es de Telerman (jtelerman.blogspot.com). Que sí, si puede responder comentarios a las 3 de la tarde. Qué sí porque pone: yo y fulanito en el epígrafe de la foto. Que no porque es demasiado descabellado (Sí. Valga la redundancia y la contradicción, según el cristal...usted ya sabe). En medio de tanto 2.0, conexión al mundo y qué sé yo, esto se parece a la anécdota que cuenta una amiga de cuando -viviendo en Perú- una campesina le pidió que la acompañe al Registro Civil porque debía testimoniar que "ella era ella".
Otra inquietud: que si los "gran hermano" están en verdad aislados. Que reciben visitas. Sí, ya lo dijeron. Reciben a los psicólogos. ¿Qué, hay más? Y bueno, no están totalmente aislados. Qué más da si es un psicólogo o un amante el que le acomoda las neuronas en unos minutos. Es un juego que, planteado en su estado puro (léase original) la vida moderna no lo resiste. Eso está claro. Ya lo dijo la madre de la participante Mariela ayer: "no puedo creer como aguantaste, vos que un día en casa sin salir y estabas como loca". Pero ver el comportamiento dentro del juego y cuando salen (donde siguen jugando, ¿ o no?, sí, ya sé: y ganando dinero) es un festín acerca de las conductas. Y los espectadores, mientras los observamos, ¿no estamos jugando acaso al "juego del comportamiento"?
Así vamos, de desconfianza en desconfianza, buscando la certeza que nos asegure que hacemos bien en desconfiar. Más allá de Telerman, de GH y de la posible farsa, la vida líquida parece habernos dejado dos características que pegan: lo efímero y lo impostado.

Atenti: Parece que Telerman, además de hacer alianzas "traídas de los pelos" (con perdón), también sube fotos a Flickr y tiene un perfil de usuario por demás completo que está acá:http://www.flickr.com/people/7576727@N08/

No hay comentarios.:

Google