15 mar. 2007

Perfil

Recibí un mail de la periodista Lila Pastoriza donde me reenvía la carta aclaratoria de Ana Longoni al Diario Perfil. La raiz del tema son supuestos dichos -acerca de las confesiones bajo presión de los secuestrados durante la dictadura militar argentina- que la investigadora no reconoce como propios.

Lila es la Directora, junto con María Moreno, de la colección Militancias de Editorial Norma, que publicó recientemente el libro de Longoni "Traiciones. La figura del traidor en los relatos de los sobrevivientes de la represión".

Los hechos son que Ana Longoni brindó una entrevista al suplemento El Observador, del diario Perfil que fue publicada el domingo último. Al parecer el periodista Juan Terranova (autor de la nota) puso en su boca palabras que ella no dijo.

¿Serán errores de edición o malasintenciones? No es menor que un análisis sobre el ya de por sí complejo lugar que tiene en la sociedad un ex detenido desaparecido quiera reducirse a un dedo acusador hacia quienes conocieron el infierno (y volvieron para contarlo).

No es la primera vez -por otra parte- que el diario Perfil recibe acusaciones sobre brindar informaciones falsas: que el actor- animador Fabián Gianola se depila el pecho, que Jorge Dorio se tiñe. Son, aparentemente, cuestiones menos importantes. Pero siempre, por algo se empieza.



La carta de Ana Longoni enviada a Perfil:


Señor Director de El Observador

Diario Perfil

Me dirijo a usted a fin de solicitarle la publicación en el próximo número de El Observador de la siguiente nota aclaratoria, en la que rectifico algunas afirmaciones que erróneamente se me atribuyen en la entrevista publicada el pasado domingo.

Lo saluda atentamente,

Ana Longoni



Nota aclaratoria

El domingo pasado (11/3/2007) apareció en El Observador una extensa entrevista que me hiciera Juan Terranova acerca de mi último libro, Traiciones. La figura del traidor en los relatos acerca de los sobrevivientes de la represión. Allí propongo algunas hipótesis críticas acerca de las circunstancias que dan lugar a que se estigmatice a los escasos detenidos sobrevivientes de los campos clandestinos de detención de la última dictadura como traidores.

Me veo ahora forzada a solicitar la publicación de esta aclaración debido a que no me identifico en lo más mínimo con la frase entrecomillada que me atribuye el título (“No se soporta decir que los desaparecidos delataron”), la que incluso puede leerse en abierta contraposición al planteo que sostengo. Lo que digo en el libro –y repetí en la entrevista, en el marco de otros argumentos sobre la dificultad social de escuchar a los sobrevivientes- es que en general se elude pensar en la efectividad de la tortura irrestricta e ilimitada como cruento y sistemático método para aterrorizar, arrasar la condición humana y también arrancar información a los prisioneros (hayan éstos sobrevivido o no).

Otros pasajes de la entrevista también tergiversan o manipulan lo que dije, y entre ellos me resulta particularmente doloroso el siguiente: “Se sabe que hasta un 95 % de los detenidos hablaron”. ¿Cómo podría yo sostener semejante estadística? Lo que cité es el testimonio preciso de dos sobrevivientes que estiman que una abrumadora mayoría de los secuestrados (y de ninguna manera todos) daba algún dato a los represores como forma de paliar mínimamente el horror de la tortura. Al traerlo a colación apuntaba justamente a desarticular la frecuente asociación entre traicionar y dar alguna información en medio de la tortura.

Extrapolar esa cita y sacarla de contexto la convierte en lo contrario: una insostenible y descuidada acusación. Todo mi esfuerzo intenta justamente evitar binarismos esquemáticos (como el que asocia al sobreviviente con un traidor y al desaparecido con un héroe). Nada más distante de mí que juzgar y condenar los comportamientos humanos sometidos a la atroz experiencia concentracionaria.

Debido a lo extremo y delicado del asunto abordado, que involucra la circunstancia de la vida y la muerte de miles de personas, es que considero imprescindible aclarar mi posición para evitar equívocos.

Ana Longoni, 14 de marzo de 2007.

No hay comentarios.:

Google